Historia del Baby Signing

Historia del Baby Signing

Muchas personas nos preguntan: ¿De dónde salió la idea de enseñarles signos, gestos o señas a los niños para comunicarse?

La respuesta es que siempre se han usado, pero lo hacemos de forma tan natural que no nos damos cuenta. 

En todas las culturas, los humanos utilizamos ciertas señas para comunicarnos, por ejemplo, para decir que nos den la hora apuntamos con nuestro dedo índice a la muñeca (donde se coloca el reloj) o para pedir silencio nos llevamos el índice a la boca. Cuando nuestros bebés son pequeños, les enseñamos a decir adiós con su manita o a enviar besitos, regularmente entre los 6-12 meses todos los niños pueden hacerlo perfectamente en el contexto adecuado.

¿A que no habías pensado en esto?

En los años 80, el especialista Doctor Joseph García  observó que los bebés de padres sordos podían comunicarse más fácilmente con sus hijos que los bebés de padres oyentes. También reparó en que los bebés nacidos en familias no oyentes podían expresar mejor sus necesidades y por tanto verlas satisfechas antes sin experimentar frustración por falta de entendimiento. Incluso se descubrió que los pequeños nacidos en familias donde se manejaba el lenguaje de signos podían signar más de 75 palabras a los 9 meses. ¡Fascinante!

El Dr. García desarrolló un método basado en la realización de gestos intuitivos para que los bebés tuvieran una forma de comunicarse antes del desarrollo del habla, (por ejemplo, llevarse la mano a la boca para expresar hambre, juntar las palmas de la mano sobre la cara e inclinar la cabeza para expresar ganas de dormir.. etc). Publicó su investigación en 1987 y posteriormente escribió el libro “La Guía Completa del Baby Signing”. El propósito del Dr. García fue “modelar” gestos para los bebés para que éstos supieran salvaguardar los problemas de comunicación por sí mismos.

De forma paralela, Linda Acredolo y Susan Goodwyn, doctoras de la Universidad de California, se dieron cuenta que los bebés utilizaban gestos sencillos para representar palabras que no eran capaces de pronunciar, y que algunas veces
usaban formas muy creativas. Por ejemplo, si tenemos una pecera y echamos de comer a los peces delante del pequeño, este intentará repetir el movimiento de abrir y cerrar la boca. Del mismo modo, abrirán y agitarán sus brazos para representar las alas de un pájaro o un avión.
Ellas hicieron un gran trabajo durante las décadas de los ochenta y noventa en el campo de la investigación. En 1982 recibieron su primera beca del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, realizando numerosos estudios.
El más importante de todos ellos duró ocho años, y analizaron la evolución de los niños a los que les enseñaba lenguaje de señas a edades tempranas. Así, separaron dos grupos diferentes de niños, los que signaban y los que no, y estudiaron su desarrollo y progresos a los dos, tres y ocho años de edad.
Los resultaron fueron fascinantes*: los niños que aprendían lengua de señas mostraban mayor facilidad de adquisición del lenguaje y desarrollaban un vocabulario mucho más rico.
Además, los niños que podían comunicarse desde edades tempranas se frustraban menos, ya que eran capaces de orientar la atención de sus cuidadores hacia sus necesidades y deseos, convirtiéndose en niños más sociables y seguros de sí mismos.

*Fragmento del libro Comunicación con bebés de Miriam Escacena.

Como ves, hay evidencia científica que respalda el uso del lenguaje de signos o señas con bebés para la comunicación temprana. Además, la principal evidencia son las miles de familias alrededor del mundo que hemos gozado de sus beneficios.

Si los niños pueden aprender a decir adiós con sus manitas o tirar besitos, ¿Por qué no enseñarles otros signos?

*Aquí puedes leer uno de los estudios publicados por Acredolo y Goodwyn:
https://www.researchgate.net/publication/232458041_Symbolic_gesturing_in_lan

 

formación de instructoras en baby signing

¿Te apasiona el mundo de la infancia? ¿Has usado los signos con tus hijos o alumnos? ¿Quieres iniciar tu propio emprendimiento enseñando esta técnica a familias y centros infantiles? 
Inscríbete a la formación como instructora en Baby Signing más completa en español y da el primer paso para tu negocio.

MÁS INFORMACIÓN
¿Qué es el Baby Signing? (Lengua de signos o señas para bebés)

¿Qué es el Baby Signing? (Lengua de signos o señas para bebés)

Desde que nacen, los bebés tienen la necesidad de comunicarse con nosotros para expresar sus necesidades y deseos. Por ello, desde un principio utilizan el llanto como herramienta para darse a entender y poco a poco van incluyendo otras cosas como balbuceos, soniditos y movimientos para llamar nuestra atención hacia lo que quieren comunicarnos.

La necesidad de comunicarse es innata y hoy en día sabemos que no tenemos que esperar a que ellos puedan emitir sus primeras palabras para comunicarnos con nuestros bebés. De esto se trata el Baby Signing.

¿Qué es el Baby Signing?

Es una técnica que consiste en enseñar signos (señas o gestos) a los bebés para que puedan comunicar sus necesidades y deseos básicos mucho antes de que puedan hablar.

¿Si los bebés pueden aprender esos sencillos gestos, por qué no enseñarles otros para que puedan decirnos lo que están pensando?

En todas las culturas utilizamos gestos de manera natural para expresar algunas ideas, por ejemplo, ponemos nuestra mano en la oreja con el pulgar y el meñique extendidos para indicar que nos hablen por teléfono o ponemos nuestro dedo índice sobre los labios para decir que necesitamos silencio. A esto le llamamos comunicación no verbal y realmente representa el 80% de nuestra comunicación. Nuestros gestos, expresiones y lenguaje corporal expresan mucho de lo que queremos decir, aún cuando no usemos palabras.

Todo esto lo aprenden los bebés de todo el mundo, por lo que empiezan a apuntar, a decir adiós o mandar besitos desde muy pequeñitos. Esos gestos también comunican! Es un gran indicativo de que no tenemos por qué esperar a que empiecen a hablar para saber qué es lo que pasa por su cabecita.

Los pequeños pueden manejar mucho antes sus manitas que su aparato fonoarticulador, por lo que es más fácil que a los 9 meses nos diga que quiere leche a través de un signo o gesto que diciendo la palabra leche.

¿Qué signos o gestos se les enseñan a los bebés?

Nosotros podemos inventar los signos o gestos que queramos para indicar ciertas palabras o ideas, pero lo ideal es que utilicemos una lengua de signos existente para tener una base bien puesta, así no tenemos que inventar nada y existe un registro de todas las palabras que necesitemos.

La técnica del Baby Signing se inició con lengua de signos americana (ASL), pero se ha comprobado que se puede adaptar a cualquier lengua de signos existente.

¿Te gustaría saber qué piensan los bebés? ¿Quieres compartir esta técnica con el mundo?

No te pierdas la oportunidad de formarte como instructora en Baby Signing con nuestro programa:

 

formación de instructoras en baby signing

¿Te apasiona el mundo de la infancia? ¿Has usado los signos con tus hijos o alumnos? ¿Quieres iniciar tu propio emprendimiento enseñando esta técnica a familias y centros infantiles?
Inscríbete a la formación como instructora en Baby Signing más completa en español y da el primer paso para tu negocio.

MÁS INFORMACIÓN
Usar la lengua de signos con tu bebé después del parto

Usar la lengua de signos con tu bebé después del parto

Los seres humanos somos animales mamíferos que pertenecemos al grupo de los primates. Pero somos unos animales un poco especiales porque nuestros bebés nacen prematuramente. Esto significa que nacemos antes de que todos nuestros sistemas estén terminados, si nos comparamos con otros animales de nuestro mismo grupo, con los primates. Si nos comparamos con ellos que tienen un tamaño similar al nuestro, la gestación de nuestros bebés dura menos de lo que debería, y también si nos comparamos con animales de tamaño y peso similar al nuestro. Nuestros bebés nacen con el sistema nervioso inmaduro, sin terminar su proceso de desarrollo.

Actualmente, existen dos teorías que explican este parto prematuro del ser humano, el dilema obstétrico y el colapso metabólico. Realmente, en nuestro día a día nos da igual el motivo de por qué se de este parto prematuro, el caso es que es una realidad que nuestros bebés nacen con el sistema nervioso inmaduro.

Debido a que son seres que nacen con un desarrollo del cerebro incompleto, hace que los recién nacidos sean seres totalmente dependientes, no saben andar, necesitan de sus figuras de apego para cubrir sus necesidades básicas y todavía no tienen desarrollado el lenguaje para poder comunicarlas.

Tal y como comenta la psicoterapeuta y psicoanalista de Oxford Sue Gerhardt  en una entrevista realizada en Redes, un programa de televisión de divulgación científica dirigido por Eduard Punset en RTVE.es, el cuidado de los niños no es una ciencia exacta, depende de cada niño y de lo que cada niño pueda tolerar. Lo importante es que el bebé no se estrese demasiado. Si no lo hace, sea cual sea la manera en la que sus padres le cuiden, le irá bien. El problema es que si este proceso persiste durante mucho tiempo o se cronifica durante semanas o meses puede tener efectos muy perjudiciales, especialmente para los bebés. Los bebés no pueden gestionar un estrés excesivo, no pueden deshacerse de su propio cortisol. Como adultos, nosotros si podemos, hemos descubierto diferentes maneras de gestionar el estrés: llamamos a un amigo, nos vamos a tomar algo, tomamos un baño caliente, etc…  Tenemos varias maneras de calmarnos, pero los bebés no. Dependen de los adultos para eso y a los bebés les resultan estresantes cosas relativamente pequeñas. Por ejemplo, para un bebé, estar lejos de su cuidador durante demasiado tiempo es muy estresante, porque le va en ello la supervivencia, un bebé no sabe si sobrevivirá o no, necesita a alguien que le cuide.

Lo que necesita un bebé es una atención personalizada, los cuidados y la receptividad de alguien que los conozca perfectamente y que pueda entenderlos y regularlos bien. En su libro “Por qué importa el amor”, indica que para que un ser humano sea realmente independiente debe haber sido primero un bebé dependiente.

¿Parece una desventaja frente a nuestros semejantes de nuestra misma especie, verdad?

Ahora,  ¿cómo te sentirías tú antes esta situación? Para poder reflexionar un poco sobre el tema, propongo realizar la siguiente visualización:

“Viajas a un país del extranjero del cual no hablas el idioma. De repente, tienes un accidente, y quedas totalmente invalidado de esta forma: sin poder andar, sin control ninguno de tus esfínteres, dependiendo de un cuidador que te proporcione el alimento y la bebida y sin poder comunicarte, ya que no hablas el idioma ni nadie habla el tuyo… De repente, te sientes incómodo, porque sientes algo húmedo en el pantalón…y  necesitas que te cambien, ya no aguantas más esa sensación. Intentas expresarlo con tus palabras, pero nadie sabe lo que dices…  Al cabo de las horas, sientes un tremendo agujero en el estómago… ¡tienes hambre! Intentas orientar tu boca hacia una fuente de agua cercana para engañar al estómago, pero no llegas. Intentas expresarlo con palabras, necesitas que te ayuden! Pero es inútil…  sientes como la impotencia y la desesperación van en aumento. A última hora del día, intentas conciliar el sueño. Pero resulta que en hospital  el paciente de al lado tiene la televisión tan alta que te resulta imposible hacerlo. Pasan las horas y no pegas ojo…  la situación se vuelve insostenible! Intentas expresarlo, pero no te entienden… de puro cansancio, y ya exhausto, consigues dormir algo, pero con una sensación muy mala y sintiéndote muy frustrado.”

Si, se lo que estás pensando… recurrirías a los gestos para hacer que te entiendan, ¿verdad?

Ubicándonos ya en la realidad (saliéndonos de la visualización), nuestros bebés viven diariamente situaciones similares… Es por ello que si dotamos a nuestros bebés de una herramienta basada en gestos sencillos e intuitivos y adaptados al desarrollo de su motricidad, todo este tipo de frustraciones desaparecerían!

Nosotros los adultos somos capaces de llegar a razonar de esta manera: “si no me entienden mediante el leguaje, recurro a los gestos!” Es sencillo, verdad?

Y de hecho, un bebé también lo realiza… nos levanta los bracitos cuando quiere que le levantemos, gira la boca cuando tiene hambre (el reflejo de succión), nos sonríe si algo le agrada… Desde luego, realmente nacen con el deseo de comunicarse (recuerda la visualización de antes, ¿tú no tendrías el mismo deseo?)  y más si nos detenemos a observarles. Y es que realizar gestos es algo innato en el ser humano.

Nuestros bebés intentan comunicarse como pueden, pero hay muchos conceptos que no son capaces de expresar, a no ser que se los enseñemos.

Y resulta que debido a que su cerebro está en pleno proceso evolutivo creando conexiones neuronales, son capaces de asimilar y de aprender las cosas como nunca en su vida podrán hacerlo. ¡Vaya, parecía que este nacimiento prematuro del ser humano era una desventaja! Pues como ves, no lo es.

La psicoterapeuta y psicoanalista Sue Gerhardt , anteriormente mencionada,  nos  indica que los primeros años de vida son un periodo concentrado en el que el cerebro establece conexiones a la mayor velocidad de crecimiento que jamás alcanzará. Dobla su tamaño, todos los sistemas son más susceptibles a influencias mientras se están desarrollando y su principal desarrollo acaece en ese periodo.

Por tanto, si juntamos esta necesidad real de comunicarse con el hecho de que, como coloquialmente se dice, “los niños son esponjas”… Tenemos una estupenda combinación que capacita perfectamente a los bebés para aprender la fantástica herramienta de Baby Sign Languaje (signos para bebés).

¿Quién soy?

Soy Nerea García, fundadora de Proekin, en pro del equilibrio interior (www.proekin.com).

Programadora informática de profesión, futura mamá de mi bebé Ion, al cual llevo en el vientre, y apasionada de todo lo relacionado con el mundo de las emociones y del equilibrio interior.

Con el instinto maternal  a flor de piel, surge mi interés por todo aquello que me ayude a educar a mi bebé desde la inteligencia emocional, con el objetivo de que se convierta en un adulto emocionalmente sano y equilibrado, sabiendo identificar lo qué es bueno para él… y así, adentrándome en el mundo de la educación respetuosa, es como descubro la maravillosa herramienta de Baby Sign (signos para bebés).

¿Cómo dejar pasar la oportunidad de aprender una herramienta que me ayude a conectar con mi bebé desde los primeros meses de vida? Sin dudarlo, me puse manos a la obra, lo que me condujo hasta aquí… a difundir y enseñar los signos para bebés a otras familias para que también tengan la oportunidad de afianzar el vínculo con ellos, ya desde pequeñitos, entre otras de sus muchísimas ventajas.

¿Quieres que te las enseñe?

Instructora Independiente de Nimbé Aprendizaje

formación de instructoras en baby signing

¿Te apasiona el mundo de la infancia? ¿Has usado los signos con tus hijos o alumnos? ¿Quieres iniciar tu propio emprendimiento enseñando esta técnica a familias y centros infantiles? 
Inscríbete a la formación como instructora en Baby Signing más completa en español y da el primer paso para tu negocio.

MÁS INFORMACIÓN

¿Se puede usar la lengua de signos en niños con necesidades educativas especiales?

¿Se puede usar la lengua de signos en niños con necesidades educativas especiales?

La lengua de signos para bebés o baby signs se puede usar con cualquier niño, pero es especialmente útil para niños con necesidades educativas especiales (NEE). Pues, la lengua de signos es un puente excelente desde el momento en que el niño tiene el deseo de comunicarse hasta que empieza a desarrollar el habla (sobre el año y medio o dos años); aunque hay niños que necesitan más tiempo para desarrollar esta habilidad lingüística.

Pero, los bebés ya nacen con la necesidad de comunicarse y es por esto que podemos comenzar a enseñarle la lengua de signos desde entonces. Los niños con NEE, a veces tienen impedimentos que afectan también al desarrollo normal del cerebro, por lo que la lengua de signos activa las áreas del cerebro vinculadas al desarrollo del habla y el lenguaje, ayudando así al niño a retener información durante más tiempo.

Así como también, la mayoría de niños son aprendices visuales ya tengan NEE o no, pero suelen serlo bastante más aquellos que tienen alguna dificultad. De este modo, como el lenguaje de signos es muy visual, ayuda mucho más a los niños con NEE que cualquier otro tipo de comunicación. Y, pueden beneficiarse enormemente de ello.

  • Beneficios sociales y emocionales del lenguaje de signos o baby signs

Con la lengua de signos desarrollamos en los niños el respeto por sí mismo, les da un apoyo moral que los hace independientes ya que al poder expresarse saben controlarse emocionalmente más y, nosotros podemos conocer cuáles son sus inquietudes.

Por tanto, el lenguaje de signos reduce la frustración y rompe barreras de comunicación para los niños con NEE, pues los ayuda bastante a comunicarse de otra manera distinta al lenguaje verbal.

  • Beneficios del lenguaje de signos del habla y del lenguaje

Los bebés desarrollan las habilidades motoras gruesas para signar antes de poder desarrollar las habilidades asociadas al habla. Así pues, el lenguaje de signos ayuda a estimular las áreas del cerebro que están asociadas con el habla y el lenguaje. Los niños con NEE, mediante la lengua de signos comprenden el “acto” de comunicar que para ellos es más dificultoso. De manera que encuentran así la forma de expresar sus emociones, necesidades, deseos, etc.

El testimonio de Maureen Wallace, contado del blog de Mayo Clinic, cuenta que es madre de tres hijos y ella ha signado con todos sus hijos, comenzando con Charlie, quien fue diagnosticado prenatalmente con síndrome de Down. Dice “mi esposo y yo queríamos, y aún queremos, darle todas las oportunidades posibles a nuestro hijo y sabíamos que darle un medio de comunicación sería crucial”.

El lenguaje de signos es una herramienta maravillosa y valiosísima para todos los niños que pocas familias conocen aún en España. ¿Quieres saber más sobre la lengua de signos para bebés y niños? No dudes en seguir leyendo nuestros post o ponerte en contacto con nosotras para que puedas aprender a signar con tu hijo y ya no tenga que recurrir al llanto para comunicarse contigo!

                                                                    Nuria Quesada Campillo

Maestra infantil Waldorf

Madre de día

Instructora en Baby Signing por Nimbé Aprendizaje

www.lacasitadelmar.com

https://www.instagram.com/madrededia.nuriaquesada

http://www.facebook.com/madrededianuriaquesada

formación de instructoras en baby signing

¿Te apasiona el mundo de la infancia? ¿Has usado los signos con tus hijos o alumnos? ¿Quieres iniciar tu propio emprendimiento enseñando esta técnica a familias y centros infantiles?
Inscríbete a la formación como instructora en Baby Signing más completa en español y da el primer paso para tu negocio.

MÁS INFORMACIÓN

Nuestra experiencia con el Baby Signing – Laura Gallú

Nuestra experiencia con el Baby Signing – Laura Gallú

CONOCIMOS EL BABY SIGNING este agosto pasado de la mano de Miriam, un poco de casualidad la verdad. De estas veces que te pones a navegar buscando información sobre cosas interesantes y beneficiosas para bebés, pues así fue como debí de parar en su web. Me pareció tan interesante lo que leí, que decidí contárselo a mi marido y escribir un correo a Miriam para pedirle información sobre sus cursos.

En seguida me devolvió el correo y me comentó que andaba de vacaciones por España, que iba a estar ese fin de semana en Madrid, dando una charla. Me propuso pasarnos, así podríamos conocernos e informarnos sobre el Baby Signing.

Durante la charla se me pasaron mil cosas por la cabeza, eso que estaba escuchando era una verdadera maravilla, ¡cómo podía ser que bebés tan chiquitines pudieran comunicarse con sus padres con semejante sonrisa en los labios!, yo quería eso con mi hija, nada de llantos, verdadera crianza respetuosa en la que ya desde el principio nos hiciera saber sus deseos, ¿en serio?, ¿de verdad se puede? Miré de reojo a mi marido y yo creo que con la mirada nos lo dijimos todo, como siempre, jiji

Entonces, mientras yo pensaba todo esto y se me empezaba a iluminar la cara, Miriam comenzó a decir que iban a abrir el primer GRUPO DE INSTRUCTORAS DE BABY SIGNING en un par de meses. Vamos a ver… ¿lo estoy entendiendo bien?, ¿que no solo puedo enseñárselo a mi hija, sino que también puedo formarme para así poder enseñar a otros papás y escuelas infantiles, para que ellos puedan comunicarse con sus bebés y alumnos? Yo como maestra, estaba disfrutando mucho sólo de pensarlo, se me estaba haciendo la boca agua. Estaba claro que todo esto era una señal y que tenía que lanzarme a ello.

Al finalizar la charla me acerqué a Miriam y le pregunté cómo podía hacer para pertenecer a ese primer grupo de instructoras. Y así fue como conocí a Isis, mediante una entrevista por Skype, España-México, y me embarqué en esta maravillosa aventura.

COMENZAMOS A SIGNAR con nuestra hija Martina al día siguiente de la charla, cuando cumplió 9 meses y 19 días. Al principio nosotros también nos sentíamos extraños, además, estábamos de vacaciones visitando a la familia y nos veían hacer esas cosas tan raras (algo que en nuestra infancia apenas se conocía). Entre el Baby Led Weaning, el porteo, los signos, nos miraban y yo creo que se preguntaban lo mismo que nosotros, ¿servirá para algo?, pues teníamos la sensación de que Martina no nos atendía, muchas veces ¡ni nos miraba! A ella le bastaba con señalar y dar un pequeño gritito para conseguir todo.

Pero yo no hacía más que repetirme cual mantra lo que Miriam nos había dejado muy claro: teníamos que tener paciencia, con unos bebés más, y con otros menos, pero…

NUNCA OLVIDAREMOS SU PRIMER SIGNO, lo hizo el día que cumplió 11 meses. De forma algo torpe signó «leche» cuando yo le pregunté si quería mamar, no me lo podía creer, mi bebé nos hacía saber que sí que quería, ¿puede haber algo más bonito?

Un mes después, signó «perro» «comer» y «beber» estos dos últimos, ya no eran por imitación, empezaba a hacerlos cuando se acercaba la hora de comer o cenar… ¡nos hacía saber que tenía hambre o sed!

Hoy por hoy solo dice mamá y hola, pero en casa sabemos muchas cosas más, cada vez hay más comunicación entre nosotros y puedo aseguraros de que es absolutamente precioso.

Ahora está muy graciosa pues como ya ha aprendido el signo y la onomatopeya de «perro» cada vez que ve un animal, ya sea gato, paloma o cabra nos hace el de perro. Y ¡qué queréis que os diga! A nosotros se nos pone una cara de bobos, con la baba cayendo cada vez que hace algún signo que, hinchados como pavos, le decimos a todo aquel que lo ve, que estamos comunicándonos con nuestro bebé mediante signos, que aunque sea tan chiquitina puede hacerlo y de hecho nos hace entender lo que quiere sin llevarse ningún berrinche y sin derramar una sola lágrima. ¿Qué más se puede pedir?

Una vez terminada la formación del primer grupo de instructoras de Nimbé Aprendizaje hemos puesto en práctica todo lo que hemos aprendido durante estos meses para ayudar a otras familias en la temprana comunicación con sus bebés, disfrutando además de lo que se siente al ver que son capaces de expresar sus necesidades desde muy pequeños.

Hemos creado también un reto en nuestro perfil de Instagram @entenderamibebe al que hemos llamado 1 diciembre de bebé signos (#1diciembrebebesignos). En este reto animamos a todas las familias a signar con sus bebés para que conozcan esta técnica tan maravillosa y se acerquen un poco más a los bebé-signos. Síguenos en Instagram para no perderte nada, como todo reto, este también tiene su recompensa.

Para conocer más detalles puedes visitar nuestra página de Facebook
@entenderamibebe o escribirnos un correo a entenderamibebe@gmail.com

Laura Gallú Gómez

Creadora de www.entenderamibebe.com

Facebook @entenderamibebe

Instagram @entenderamibebe

formación de instructoras en baby signing

¿Te apasiona el mundo de la infancia? ¿Has usado los signos con tus hijos o alumnos? ¿Quieres iniciar tu propio emprendimiento enseñando esta técnica a familias y centros infantiles? 
Inscríbete a la formación como instructora en Baby Signing más completa en español y da el primer paso para tu negocio.

MÁS INFORMACIÓN