Cómo implementé BabySigning en un centro infantil bilingüe – María McGowan

Hola soy Maria Educadora infantil y directora de un centro de educación infantil bilingüe, y vengo a contaros mi experiencia en la implantación del babysigning en mi centro gracias a Nimbe aprendizaje.

Tengo que decir que la implantación ha sido muy sencilla, primero comenzamos con las palabras más comunes para nosotros: comer, beber, por favor, gracias, dormir y a la fila. Los niños rápidamente comenzaron a imitarnos y entonces incluimos algunas canciones de las que solíamos cantar en la alfombra, incluso algunos videos en youtube. Así poco a poco hemos ido incluyendo grupos de signos conforme se aprendían los anteriores y comenzaban a usarlos. Y en cuestión de pocas semanas ya vimos grandes resultados.

Lo más difícil del proceso ha sido aprender los signos nosotros, mas que aprenderlos crearnos el habito de hacer el signo cuando decimos la palabra. Pero en cuanto te acostrumbras lo haces casi sin darte cuenta.

Los beneficios que hemos descubierto con este método son increíbles, en nuestro centro el 90% de los niños son poliglotas, gracias a los signos hemos conseguido incrementar su vocabulario mucho mas rápido, ya que en la mayoría de los casos los niños con mas de un idioma tardan un poco mas en desarrollar el lenguaje, aunque una vez que se inician lo hacen con todos los idiomas a la vez.

Otro caso bastante común en nuestro centro son los niños que llegan y no hablan ni español ni ingles (que son los idiomas del centro). Si ya de por si las adaptaciones de los niños al centro suelen ser difíciles, imaginaos estos casos si ni siquiera se pueden comunicar contigo. La frustración que sienten tanto ellos como nosotros era inmensa, claro que con el tiempo todo pasa y los niños aprenden muy rápido y comienzan a hacerse entender. Pero gracias al babysigning este proceso ahora se hace mucho más fácil y rápido. Aunque estos niños no hayan practicado el lenguaje de signos en su vida, la mayoría de los signos son muy parecidos a nuestro lenguaje corporal, como por ejemplo el signo de comer, y esto nos ayuda a comunicarnos y entendernos sin saber el lenguaje del otro. Y a su vez aprenden rápido las palabras mas necesarias gracias a que las decimos a la vez que hacemos el signo y así las memorizan más fácilmente que simplemente oyéndolas.

Igualmente pasa con los bebés, cuando das a luz dicen que los primeros días son los más difíciles porque os estáis conociendo y todavía no sabéis porque llora, si tiene hambre, frio, sueño, le duele algo, etc. A nosotros los educadores y maestros nos pasa algo parecido cada vez que entra un nuevo bebe en clase, tenemos que aprender su llanto, sus manías, sus formas de pedir las cosas, lidiar con la frustración del pequeño porque no consigue lo que necesita y con la nuestra por que no sabemos que necesitan y a su vez hacer que nos cojan cariño y se sientan igual de cómodos que en casa. Y hemos visto como el babysigning hace esta tarea mucho más rápida y sencilla, la rapidez con la que los bebes aprenden a identificar los signos es alucinante. En realizar los movimientos para hacer los signos tardan un poquito más, pero siempre menos que lo que tardan en aprender a hablar.

En conclusión, no puedo estar mas agradecida de haber encontrado este método y de haberlo puesto en practica en nuestro centro y espero que en un futuro todos los centros infantiles lo apliquen porque es un beneficio en todos los aspecto, tanto para los niños como para los educadores y los padres y ni que decir que ayuda a la inclusión educativa.

¿Qué ha supuesto el Baby Signing en mi vida? Mi historia con la Lengua de Signos para Bebés – Laura Mendia.

¿Qué ha supuesto el Baby Signing en mi vida? Mi historia con la Lengua de Signos para Bebés – Laura Mendia.

El objetivo de este artículo es dar respuesta a esta pregunta que me ha invitado a reflexionar.


Gracias a la maternidad se despertó en mí, por un lado, un enamoramiento y pasión por la infancia en general (además de por mi hijo, ¡por supuesto!), así como un interés especial por emprender un proyecto propio relacionado con la infancia, ya que por fin sentía que tenía una pasión y un propósito.

“La maternidad como un viaje interior”

Este viaje apasionante se inició hace ya más de 4 años durante los cuales llevo formándome, y sobre todo transformándome, con diferentes y numerosos cursos, libros, talleres, herramientas, buscando en un inicio recursos que me permitieran acompañar a mi hijo, y demás niños de mi vida, de la forma amorosa en que se merecen, y que está resultando sobre todo en un auto acompañamiento y autoconocimiento personal como nunca antes había experimentado. Vamos, que estoy inmersa en todo un viaje de transformación personal, ya que siento que es la clave para poder acompañar más y mejor a los niños de nuestra vida.


En el inicio de este viaje, una de las personas clave que me inspiraron para querer emprender en la maternidad fue Miriam Escacena y su ejemplo de reinvención profesional. Me sentí muy identificada con su historia, y con ella descubrí, por casualidad, esta fascinante herramienta del Baby Signing a través de un reto en Instagram y me enamoré.


Si habéis oído hablar de esta herramienta ya imaginaréis por qué, a mí personalmente, me pareció una ayuda increíble para poder comunicarme de manera temprana y respetuosa con bebés, para mejorar el vínculo afectivo, así como reducir lloros y frustraciones para poder comprenderles mejor y poder satisfacer sus necesidades antes. Tras formarme con Miriam (gran profesional y comunicadora) y con la ayuda de su libro “Comunicación con Bebés” (por cierto, muy completo y práctico, así que, desde aquí, si aún no lo tienes, te lo recomiendo), y tras formarme posteriormente también con ella en Inteligencias Múltiples a través de su curso online, descubrí su programa de emprendimiento en Baby Signing a través de Nimbé Aprendizaje.

No podía creer que tras descubrir por casualidad esta maravillosa herramienta, surgía también la oportunidad de formarme como instructora. Así que me lancé de cabeza y me inscribí, entonces en su tercera edición. Este programa de emprendimiento me enamoró, por un lado, por su propósito y beneficios para los bebés, y, por otro lado, por el acompañamiento y ayuda práctica en la creación de un proyecto propio de la mano de Miriam Escacena e Isis Lugo.

“La Comunicación es Vínculo”

La comunicación, en general, siempre me ha fascinado en todos sus ámbitos, la comunicación verbal (por ello puedo defenderme en 5 idiomas), la comunicación no verbal (todo lo que expresa el cuerpo incluso de manera inconsciente), la comunicación audiovisual, la comunicación no violenta o conectiva (CNV) y, cómo no, la lengua de signos y concretamente la lengua de signos para bebés. La comunicación es vínculo, y la comunicación temprana con bebés que permite el Baby Signing les permite sentirse capaces, contribuir y pertenecer, wow, ¡casi nada! ¿no te parece?


Además, viviendo en una comunidad autónoma bilingüe me pareció la herramienta perfecta porque el signo hace de traductor simultáneo entre ambas lenguas. Así que pensé: “todo lo que pueda contribuir a la comunicación, ¡bienvenido sea!”

De hecho, yo descubrí el Baby Signing relativamente tarde, cuando mi hijo rondaba los 2 años, así que aproveché para introducir el inglés con los signos, ¡así conseguí que pronunciara sus primeras palabras en este idioma!

“Maternidad y Emprendimiento”


Así fue como, una vez certificada como instructora, conseguí lanzarme y organizar e impartir diferentes talleres para dar a conocer esta fabulosa herramienta del Baby Signing entre las familias de mi entorno. Mi misión era (aún es) hacer llegar esta herramienta a tiempo a las familias, es decir, que la puedan utilizar y desarrollar cuando aún son bebés. Para ello conté con la inestimable ayuda y colaboración de escuelas infantiles respetuosas de mi ciudad como Loreka y de increíbles espacios para la infancia como El Saloncito, incluso participé durante la Baby Party que se celebró en diciembre de 2019 en el espacio Guna gracias a las organizadoras del evento: Incitando a Crecer y En Clave de Sol.


Todas estas experiencias me han servido para conocer gente maravillosa, para aprender, para ayudarme a conocerme mejor, para tener más ganas de formarme y seguir creciendo a nivel personal y profesional.

Siento que ha sido el inicio de un largo y apasionante viaje, y gracias a la fuerza y el empujón de Nimbé Aprendizaje conseguí dar este primer paso y tomar acción, tan importante para poder seguir y continuar, pasito a pasito.

Estoy segura de que si no me hubiese sentido tan arropada y acompañada tanto por el equipo de Nimbé, como por las compañeras de promoción, no habría dado ese primer paso tan importante de pasar a la acción con las herramientas mínimas y al mismo tiempo de manera segura.

Ahora, con la crisis sanitaria de la Covid-19, los talleres presenciales que tenía programados este año lógicamente se suspendieron, sin embargo, esta crisis ha dado paso a un periodo de reflexión, a formaciones complementarias que me nutren, y quién sabe, quizás, en un futuro próximo pueda seguir ayudando a las familias de mi entorno desde un lugar diferente. Si llega ese momento, o no, estaré encantada de compartir con todas vosotras todos los aprendizajes.


Si quieres mantenerte informada puedes seguirme en Instagram o en Facebook. Estaré encantada de acompañarte.

Si has resonado con algo te invito a dejar aquí tus reflexiones.

Un abrazo y gracias de corazón💙por estar ahí.

Laura Mendia.


Madre, certificada en Crianza Consciente y Educación Emocional, e Instructora Certificada en Baby Signing (ASL)

Estudios sobre Baby Signing

Estudios sobre Baby Signing

Beneficios de aprender lengua de señas (visión periférica y tiempo de respuesta)
https://www.frontiersin.org/articles/…/fpsyg.2017.00050/full
Desarrollo de la comunicación gestual intencionada en bebés oyentes
https://es.scribd.com/document/234952363/Dialnet-DesarrolloDeLaComunicacionGestualIntencionadaEnBeb-2683217
Beneficios Lingüísticos Derivados del Uso Temprano de la Lengua de Signos en Bebés Oyentes
http://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/18168/1/TFG-M-L552.pdf

Actas sobre el aprendizaje de la lengua de señas española https://www.siis.net/…/docume…/Actas_Congreso_CNLSE_2014.pdf

Acredolo, LP and Goodwyn SW. 1988. Symbolic gesturing in normal infants. Child Development 59: 450-466.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2452052
.
Crais E, Douglas DD, and Campbell CC. 2004. The intersection of the development of gestures and intentionality. J Speech Lang Hear Res. 47(3):678-94.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15212577

Goodwyn SW, Acredolo LP, and Brown C. 2000. Impact of symbolic gesturing on early language development. Journal of Nonverbal Behavior. 24: 81-103.

Oller DK. 2000. The emergence of the speech capacity. Lawrence Erlbaum.
https://muse.jhu.edu/article/19197

Iverson JM and Goldin-Meadow S. 2005. Gesture paves the way for language development. Psychological Science 16(5): 367-371.
http://www2.pitt.edu/…/iverson%20&%20goldin-meadow%202005.p…

Iverson, J.M., Capirci, O., Volterra, V., & Goldin-Meadow, S. (in press). Learning to talk in a gesture-rich world: Early communication of Italian vs. American children. First Language.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19763226

Johnston JC, Durieux-Smith A and Bloom K. 2005. Teaching gestural signs to infants to advance child development: A review of the evidence. First Language 25(2): 235-251.
http://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0142723705050340

Kirk E, Howlett N, Pine KJ, Fletcher BC. 2013. To Sign or Not to Sign? The Impact of Encouraging Infants to Gesture on Infant Language and Maternal Mind-Mindedness. Child Dev. 84(2):574-90.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23033858

Meins E, Fernyhough C, Fradley E, and Tuckey M. 2001. Rethinking maternal sensitivity: Mothers’ comments on infants’ mental processes predict security of attachment at 12 months. Journal of Child Psychology and Psychiatry and Allied Discipline 42: 637-648.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11464968

Petitto LA and Marentette PF. 1991. Babbling in the manual mode: Evidence for the ontogeny of language. Science 251: 1493-1496.
https://pdfs.semanticscholar.org/…/72fe4109827632fbf329bcbc…

Puccini D and Liszkowski U. 2012. 15-Month-Old Infants Fast Map Words but Not Representational Gestures of Multimodal Labels. Front Psychol. 2012;3:101. Epub 2012 Apr 3.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3318184/

Enhancing Early Communication through Infant Sign Training
Rachel H Thompson, Nicole M Cotnoir-Bichelman, Paige M McKerchar, Trista L Tate, and Kelly A Dancho
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1868823/

Resumen de varios estudios por Signing Time:  http://www.signingtime.net/pdf/st/STResearch_Summary.pdf

Historia del Baby Signing

Historia del Baby Signing

Muchas personas nos preguntan: ¿De dónde salió la idea de enseñarles signos, gestos o señas a los niños para comunicarse?

La respuesta es que siempre se han usado, pero lo hacemos de forma tan natural que no nos damos cuenta. 

En todas las culturas, los humanos utilizamos ciertas señas para comunicarnos, por ejemplo, para decir que nos den la hora apuntamos con nuestro dedo índice a la muñeca (donde se coloca el reloj) o para pedir silencio nos llevamos el índice a la boca. Cuando nuestros bebés son pequeños, les enseñamos a decir adiós con su manita o a enviar besitos, regularmente entre los 6-12 meses todos los niños pueden hacerlo perfectamente en el contexto adecuado.

¿A que no habías pensado en esto?

En los años 80, el especialista Doctor Joseph García  observó que los bebés de padres sordos podían comunicarse más fácilmente con sus hijos que los bebés de padres oyentes. También reparó en que los bebés nacidos en familias no oyentes podían expresar mejor sus necesidades y por tanto verlas satisfechas antes sin experimentar frustración por falta de entendimiento. Incluso se descubrió que los pequeños nacidos en familias donde se manejaba el lenguaje de signos podían signar más de 75 palabras a los 9 meses. ¡Fascinante!

El Dr. García desarrolló un método basado en la realización de gestos intuitivos para que los bebés tuvieran una forma de comunicarse antes del desarrollo del habla, (por ejemplo, llevarse la mano a la boca para expresar hambre, juntar las palmas de la mano sobre la cara e inclinar la cabeza para expresar ganas de dormir.. etc). Publicó su investigación en 1987 y posteriormente escribió el libro “La Guía Completa del Baby Signing”. El propósito del Dr. García fue “modelar” gestos para los bebés para que éstos supieran salvaguardar los problemas de comunicación por sí mismos.

De forma paralela, Linda Acredolo y Susan Goodwyn, doctoras de la Universidad de California, se dieron cuenta que los bebés utilizaban gestos sencillos para representar palabras que no eran capaces de pronunciar, y que algunas veces
usaban formas muy creativas. Por ejemplo, si tenemos una pecera y echamos de comer a los peces delante del pequeño, este intentará repetir el movimiento de abrir y cerrar la boca. Del mismo modo, abrirán y agitarán sus brazos para representar las alas de un pájaro o un avión.
Ellas hicieron un gran trabajo durante las décadas de los ochenta y noventa en el campo de la investigación. En 1982 recibieron su primera beca del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, realizando numerosos estudios.
El más importante de todos ellos duró ocho años, y analizaron la evolución de los niños a los que les enseñaba lenguaje de señas a edades tempranas. Así, separaron dos grupos diferentes de niños, los que signaban y los que no, y estudiaron su desarrollo y progresos a los dos, tres y ocho años de edad.
Los resultaron fueron fascinantes*: los niños que aprendían lengua de señas mostraban mayor facilidad de adquisición del lenguaje y desarrollaban un vocabulario mucho más rico.
Además, los niños que podían comunicarse desde edades tempranas se frustraban menos, ya que eran capaces de orientar la atención de sus cuidadores hacia sus necesidades y deseos, convirtiéndose en niños más sociables y seguros de sí mismos.

*Fragmento del libro Comunicación con bebés de Miriam Escacena.

Como ves, hay evidencia científica que respalda el uso del lenguaje de signos o señas con bebés para la comunicación temprana. Además, la principal evidencia son las miles de familias alrededor del mundo que hemos gozado de sus beneficios.

Si los niños pueden aprender a decir adiós con sus manitas o tirar besitos, ¿Por qué no enseñarles otros signos?

*Aquí puedes leer uno de los estudios publicados por Acredolo y Goodwyn:
https://www.researchgate.net/publication/232458041_Symbolic_gesturing_in_lan

 

formación de instructoras en baby signing

¿Te apasiona el mundo de la infancia? ¿Has usado los signos con tus hijos o alumnos? ¿Quieres iniciar tu propio emprendimiento enseñando esta técnica a familias y centros infantiles? 
Inscríbete a la formación como instructora en Baby Signing más completa en español y da el primer paso para tu negocio.

¿Qué es el Baby Signing? (Lengua de signos o señas para bebés)

¿Qué es el Baby Signing? (Lengua de signos o señas para bebés)

Desde que nacen, los bebés tienen la necesidad de comunicarse con nosotros para expresar sus necesidades y deseos. Por ello, desde un principio utilizan el llanto como herramienta para darse a entender y poco a poco van incluyendo otras cosas como balbuceos, soniditos y movimientos para llamar nuestra atención hacia lo que quieren comunicarnos.

La necesidad de comunicarse es innata y hoy en día sabemos que no tenemos que esperar a que ellos puedan emitir sus primeras palabras para comunicarnos con nuestros bebés. De esto se trata el Baby Signing.

¿Qué es el Baby Signing?

Es una técnica que consiste en enseñar signos (señas o gestos) a los bebés para que puedan comunicar sus necesidades y deseos básicos mucho antes de que puedan hablar.

¿Si los bebés pueden aprender esos sencillos gestos, por qué no enseñarles otros para que puedan decirnos lo que están pensando?

En todas las culturas utilizamos gestos de manera natural para expresar algunas ideas, por ejemplo, ponemos nuestra mano en la oreja con el pulgar y el meñique extendidos para indicar que nos hablen por teléfono o ponemos nuestro dedo índice sobre los labios para decir que necesitamos silencio. A esto le llamamos comunicación no verbal y realmente representa el 80% de nuestra comunicación. Nuestros gestos, expresiones y lenguaje corporal expresan mucho de lo que queremos decir, aún cuando no usemos palabras.

Todo esto lo aprenden los bebés de todo el mundo, por lo que empiezan a apuntar, a decir adiós o mandar besitos desde muy pequeñitos. Esos gestos también comunican! Es un gran indicativo de que no tenemos por qué esperar a que empiecen a hablar para saber qué es lo que pasa por su cabecita.

Los pequeños pueden manejar mucho antes sus manitas que su aparato fonoarticulador, por lo que es más fácil que a los 9 meses nos diga que quiere leche a través de un signo o gesto que diciendo la palabra leche.

¿Qué signos o gestos se les enseñan a los bebés?

Nosotros podemos inventar los signos o gestos que queramos para indicar ciertas palabras o ideas, pero lo ideal es que utilicemos una lengua de signos existente para tener una base bien puesta, así no tenemos que inventar nada y existe un registro de todas las palabras que necesitemos.

La técnica del Baby Signing se inició con lengua de signos americana (ASL), pero se ha comprobado que se puede adaptar a cualquier lengua de signos existente.

¿Te gustaría saber qué piensan los bebés? ¿Quieres compartir esta técnica con el mundo?

No te pierdas la oportunidad de formarte como instructora en Baby Signing con nuestro programa:

 

formación de instructoras en baby signing

¿Te apasiona el mundo de la infancia? ¿Has usado los signos con tus hijos o alumnos? ¿Quieres iniciar tu propio emprendimiento enseñando esta técnica a familias y centros infantiles?
Inscríbete a la formación como instructora en Baby Signing más completa en español y da el primer paso para tu negocio.